La ciudad líquida (2008-2010) se configura como una ciudad simbólica en la que se ven retratadas una multiplicidad de urbes de Latinoamérica. La idea es analizar a través de los espacios, cuestiones referidas a la idea de habitar. No se busca disponerlas como una acumulación de imágenes que aparezcan como el testimonio particular de cada uno de los lugares recorridos, sino más bien ficcionar, imaginar, resignificar, una ciudad que contenga en sí, parte de lo que encontramos genéricamente en toda ciudad latinoamericana.

La ciudad líquida se presenta como antesala a El espacio de la Resistencia, proyecto que culmina con la serie, a fines del 2012.

(Breve selección de imágenes)